IMPACTO DE LAS PLAGAS SOBRE EL INDICADOR DE FLOR NO EXPORTABLE

Juan Sebastián García Sánchez
Diana Maritza Basto Díaz

Las flores representan uno de los productos de exportación más importantes en países como Colombia, donde además de los ingresos netos,  generan alrededor de 140.000 empleos directos, es por esto que para las empresas productoras es prioritario mantener el porcentaje de productos rechazados al mínimo y una de las estrategias para lograrlo es evitar exportar productos que no cumplen todos los estándares de calidad, indicador que normalmente se encuentra entre 5% y 10% de lo producido, aunque la meta es mantenerlo por debajo del 5%. De estas flores no exportadas entre el 40% y el 60% son por daños fitosanitarios que incluyen aquellos generados por diferentes insectos y ácaros plaga.

Impacto de las plagas sobre el indicador de flor no exportable

Este control de insectos plaga empieza a ganar más importancia en este momento pues, según el DANE, en enero de 2021 se registró un aumento del 30% en ingresos provenientes de la exportación de tallos de flores, comparado con enero de 2020, lo que representa cerca de 39 millones de dólares (En total se vendieron aproximadamente 130 millones de dólares), aumentando así los pedidos a los productores, noticia muy alentadora ya que según trademap.org, en 2020 estas exportaciones bajaron un 4.5% comparadas con la de 2019.

Los productores permanentemente están desarrollando e innovando con respecto a cosecha y postcosecha y el mejoramiento en el transporte y conservación, orientados tanto a optimización de costos como manejo de cadena de frío, aumentando así la capacidad de envío de clavel, crisantemos, rosa y diversificados, reduciendo el costo del flete que tradicionalmente se hace por avión haciendo uso de container transportados por barco.

Los trips se convirtieron en los insectos plaga de mayor impacto, desplazando a los ácaros (que son arácnidos no insectos) y sus daños van más allá de lo que se puede medir en producción. Si bien su método de alimentación genera un daño mecánico en la flor que afecta su estética y muchas veces la hace inviable, tiene un efecto secundario mayor y es que la herida generada se convierte en un punto de entrada para la botritis, un hongo ubicuo (que está presente en todo lado) y puede afectar la flor después de su despacho, generando pérdidas por el rechazo de productos cuando llegan a su destino debido a estos daños secundarios y un riesgo económico aún mayor, perder la confianza de los clientes.

Además la presencia de individuos en la flor al llegar al sitio destino genera reportes de interceptaciones y el incumplimiento de los requisitos fitosanitarios establecidos con los países destino.

Impacto de las plagas sobre el indicador de flor no exportable

La dificultad en el manejo de esta plaga está ligada a varios factores, entre ellos el cambio climático y la entrada en desuso de ciertas moléculas por diferentes razones: fueron retiradas del mercado, no se pueden utilizar porque están fuera de los productos autorizados para ciertas certificaciones y los compradores están empezando a exigir que no se usen algunas moléculas como parte de sus estándares de calidad.

También algunas poblaciones de trips han empezado a presentar pérdida de sensibilidad a ciertas moléculas y la introducción de controladores biológicos para el manejo de los ácaros limita el uso de productos que no son compatibles. 

Por todas las razones mencionadas es inminente la necesidad de reconfigurar el manejo integrado de plagas agrícolas, incorporando el análisis de los productos tanto de síntesis química como biológica, teniendo presentes los mecanismos de acción, modos de entrada y método apropiado de implementación dependiendo del estado de desarrollo de la planta y que se incorporen diferentes herramientas, como etológicas, culturales y biológicas no sólo para trips, también para otros insectos plaga como polillas, minadores, moscas blancas, diferentes plagas del suelo y por supuesto, los ácaros plaga.

×

Powered by WhatsApp Chat

×